Ir al contenido principal

Realiza fotógrafa argentina autorretrato postparto


“En mi experiencia para parir me abro, me transformo, no soy objeto y sangro, grito y sonrío. Estoy de pie con la placenta aún dentro mío, unida a mi bebé por el cordón umbilical, decido cuándo hacer la foto y mostrarme. Soy protagonista. Soy héroe. Al parir quito el 'velo' cultural. Mi maternidad no es virginal ni ascéptica. Soy el arquetipo de la mujer-primal, la mujer-bestia que no tiene nada prohibido. Me alejo de Eva (y el castigo divino de 'parirás con el dolor de tu cuerpo') para ver a través de los ojos de Lucy (uno de los homínido encontrado hasta la fecha)".
Ana Álvarez-Errecalde, artista argentina radicada en Barcelona y madre de tres hijos. (Publicación original en inglés AQUÍ; traducción al español por airesdecambio.com)




Más información de la fotógrafa: www.alvarezerrecalde.com


Actualización 12:26, del 2 de julio 2013:

La fotografía que aparece al inicio de esta publicación fue publicada tambien en la página de Realidad Expuesta en Facebook el día de ayer, llegando a ser compartida unas 100 veces y vista por más de 100 mil personas. Sin embargo, esta madrugada la foto fue censurada por Facebook porque "infringue nuestras normas comunitarias".


Comentarios

  1. Anónimo2/7/13 12:14

    Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  2. El parto es dolor, sangre y alegría, y eso nadie lo va a cuestionar y menos una madre. A mi me ha parecido un reportaje muy acertado, me ha transmitido un poco más el sentimiento real del acto de parir, algo que la naturaleza nos ha negado a los padres. Puedo decir que tenéis una suerte inmensa el tener este privilegio, y seguro que más de una me contestaréis que eso lo decimos porque no parimos ni sufrimos el malestar del periodo en nuestras carnes. Pero bueno, estoy en mi derecho de expresar mis deseos.
    Espero que poco a poco la igualdad entre sexos nos ayude a los hombres a experimentar un poco más el hecho de ser madre, y a las mujeres el saber y comprender la otra parte no menos importante del hombre dentro de este capítulo de la naturaleza.

    La suerte de esta mujer es que ha disfrutado el parto en su plenitud, cosa que no muchas mujeres pueden decir por el trato (en ocasiones no muy humano) que dan en muchos paritorios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

El debate fomenta, el balance es la clave.